El tiempo ha convertido a Atahualpa en un símbolo de profundos significados que trae a la memoria acontecimientos excepcionales en la historia y la cultura de los países andinos. Se conserva en la memoria oral colectiva a través de mitos, formas  teatrales y relatos. También está presente en documentos escritos, desde las crónicas coloniales  hasta los ensayos académicos actuales.