Por Jaime Chuchuca Serrano

Cuanto más decadente y autoritario es un sistema, más inclementes son los suplicios, torturas y penas para los pueblos. Son inenarrables los sufrimientos de la población en la primera y segunda guerra mundiales, en las conflagraciones de invasión y conquista imperialistas, en la conservación del orden social en la periferia levantada. La violencia pandémica forma parte de esta lista histórica. El capitalismo pandémico trajo el confinamiento, sobre todo, de los sectores acomodados, la exposición de la población con menos recursos, el agudizamiento de los malestares sociales y enfermedades. La guerra económica entre las potencias es sostenida con la competencia agresiva interna, donde la creación de excedentes y acumulación de capital se sigue incrementando para la burguesía.

Redacción La Línea de Fuego

En las últimas semanas, la ministra de Gobierno, María Paula Romo, ha dado entrevistas en espacios de la denominada prensa rosa, la Revista Mariela, Expresiones y otra en TC Televisión. Fruto de esa nueva estrategia posó con una camiseta cuyo estampado corresponde a una acuarela de un rostro de mujer con un ojo oculto, lastimado. Esa portada generó la reacción de quienes sufrieron la represión de octubre y de quienes se solidarizan con sus víctimas.

Natalia Sierra, socióloga y académica de la PUCE, analiza el discurso y el contexto de esa portada, justamente cuando Romo cumple dos años al frente del Ministerio de Gobierno.

Por Ela Zambrano

Quito, 27 de agosto de 2020.- La Secretaría de Derechos Humanos del Ecuador es la institución encargada de implementar las disposiciones que señala la Corte Interamericana de Derechos Humanos de la sentencia del Caso Guzmán Albarracín y otras vs. Ecuador, en la que se determinan medidas indemnizatorias a favor de la familia de Paola Guzmán Albarracín, quien fue víctima de violencia sexual, pero sobre todo establece varios puntos sobre políticas públicas que se deben implementar para solucionar la violencia sexual estructural y sistemática en el país. 

El subsecretario de Derechos Humanos, Juan Pablo Morales, explicó a La Línea de Fuego el proceso que está llevando adelante para cumplir con la sentencia de la Corte IDH. 

El silencio en las calles, debido a la pandemia que atraviesa el planeta, no necesariamente significa que haya silencio en las casas. De hecho, gobiernos de diferentes países se están preparando para aumentar las plazas de acogida para víctimas de violencia doméstica. En Ecuador, desde que tiene efecto el actual estado de excepción, la Fiscalía ha registrado 500 denuncias. Sin embargo, expertas de casas de acogida entre Quito, Cuenca y Guayaquil advierten: muchas mujeres no llaman, porque tienen a sus agresores cerca. 

Los hombres estamos sometidos permanentemente al peligro de que nos acusen de acoso. Yo veo que las mujeres muchas veces denuncian los acosos, es verdad, y está bien que lo hagan, pero a veces veo que se ensañan con aquellas personas feas en el acoso. Es decir que el acoso es cuando viene de una persona fea, pero si la persona es bien presentada, de acuerdo a los cánones, suelen no pensar necesariamente en que es un acoso”, dijo el presidente Lenín Moreno  en una reunión con inversionistas en la  ciudad Guayaquil.