El silencio en las calles, debido a la pandemia que atraviesa el planeta, no necesariamente significa que haya silencio en las casas. De hecho, gobiernos de diferentes países se están preparando para aumentar las plazas de acogida para víctimas de violencia doméstica. En Ecuador, desde que tiene efecto el actual estado de excepción, la Fiscalía ha registrado 500 denuncias. Sin embargo, expertas de casas de acogida entre Quito, Cuenca y Guayaquil advierten: muchas mujeres no llaman, porque tienen a sus agresores cerca. 

Los hombres estamos sometidos permanentemente al peligro de que nos acusen de acoso. Yo veo que las mujeres muchas veces denuncian los acosos, es verdad, y está bien que lo hagan, pero a veces veo que se ensañan con aquellas personas feas en el acoso. Es decir que el acoso es cuando viene de una persona fea, pero si la persona es bien presentada, de acuerdo a los cánones, suelen no pensar necesariamente en que es un acoso”, dijo el presidente Lenín Moreno  en una reunión con inversionistas en la  ciudad Guayaquil.