Uno de los elementos por el que el movimiento indígena ha luchado desde sus inicios es la educación. Lo que en principio se puede concebir como una demanda de atención del Estado a los pueblos y nacionalidades indígenas en términos de alfabetización, se fue convirtiendo, con la reflexión y praxis colectiva al interior de las organizaciones, en la necesidad y deseo simultáneo de un proyecto educativo propio que acompañe el andar del movimiento indígena y sea un pilar fundamental en la transformación radical de las condiciones de dominación y explotación de los pueblos indígenas.

Antecedentes históricos de la crisis

La izquierda en Venezuela siempre fue una situación de guerra, ser de izquierda era sinónimo de violencia revolucionaria, pero la insurgencia  fue controlada y prácticamente erradicada por la socialdemocracia y el reformismo a fines de los años sesenta.  El  Partido Comunista y el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) que situaron el tema  del socialismo y la revolución con programa de lucha armada fueron derrotados a mediados de los años sesenta.  La internacional  socialista en su consabida práctica apaga incendio, copó la agenda de los insurrectos y se hicieron del poder para entregárselo a la burguesía (Guaido es parte de esa tendencia).

Leyendo el libro El gran fraude

Escribir sobre lo que acontece es siempre difícil, la delgada línea entre el pensamiento agudo y la imposibilidad para ver la totalidad está marcada por el lugar que ocupamos y desde donde hablamos. ¿Cómo interpretar lo que no termina de enterrarse y al mismo tiempo recuperar el sentido histórico de la crítica? El gran fraude, ¿del correísmo al morenismo? (2018) constituye un ensayo de memoria viva de un proceso que va decantándose con el tiempo y se asienta para que podamos mirar complejidades, ambivalencias y contradicciones.