¿Qué será de ellos? ¿Existen? ¿Sí van a clases, seguro?

En la marcha del pasado 7 de agosto los estuvieron esperando. Durante horas. Los artistas y gestores  –en definitiva, los trabajadores del arte y la cultura- marcharon en defensa de sus derechos y cuestionando la forma en que la cultura se ha manejado durante los últimos años. Los siguen esperando.